La Paradoja

Paradoja
Redes sociales FOTO: WEB
- en Opinión

Virginia Durán Campollo / Las benditas redes sociales, para bien o para mal están en el aquí y ahora. Un fenómeno de comunicación comunitaria, que convirtió a cualquier ciudadano con un celular en periodista gráfico. Despertó el ingenio en el uso de los llamados memes, que son geniales al igual que los caricaturistas nacionales. Proporcionan videos en el anonimato, que son denuncias de hechos reales en el momento del suceso. Así exhiben actos delictivos, de violación a derechos humanos, arbitrariedad policiaca, prepotencia de los políticos y un sinfín más de acciones sociales benéficas o arbitrarias. No se puede ir en contra de la libertad de expresión, pues no es una graciosa concesión sino un derecho constitucional. Una batalla perdida en contra de medios de comunicación y periodistas libres, pues les acallan pero la noticia está a cada segundo en los espacios cibernéticos. No pueden ocultar, amordazar a ciudadanos participativos que aportan en su defensa. Se abusa de ellas, como se hace con el poder, pero hay criterios para distinguir incluso algo que es falso.

*** La comunicación ha entrelazado al mundo, acercando a los habitantes del mismo a través de una computadora, celular, tableta y un sinfín de aparatos al respecto. Las personas de la tercera edad, se han esforzado en el aprendizaje del mismo y los infantes lo manejan con gran habilidad así como también los discapacitados. Tratar de estigmatizar, censurar, condenar, desaparecer estas herramientas solo demuestra ignorancia, retroceso y arbitrariedad. El encono hacia la prensa nacional, es insostenible. Al igual que otros sectores profesionales, políticos, empresariales, artísticos, deportivos y demás, en el periodismo hay corrupción pero no se puede barrer parejo. Hay que distinguir, investigar, precisar para denostar. No se entiende la molestia, cuando se es personaje público y se debe responder con eficacia, para lo que se está pagando. En México, el 1 por ciento de ricos, concentra más de ocho veces la misma cantidad de riqueza que las 62 millones de personas en situación de pobreza y ahí se encuentran varios de la clase política. Los funcionarios públicos deben responder con eficacia, no con politiquerías.

*** No olvidar la máxima de Juárez “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *