La SEV es el problema

SEV
Secretaría de Educación de Veracruz (SEV) FOTO: WEB
- en Opinión

Irineo Domínguez Méndez / Sin duda, existe incapacidad en los titulares de la SEC y de la SEV para comprender la realidad en que viven la mayoría de los mexicanos. A nadie en su sano juicio “se le ocurriría” iniciar educación oficial a distancia; en otras palabras, puede que estén locos u otra cosa. Asegurar que el ciclo escolar 2020-2021 oficialmente inicia el 24 de agosto es temerario, no solamente por la pandemia sino por cuestiones pecuniarias. Al menos, en Veracruz, las condiciones económicas de las familias son precarias y se deterioran más cada día; por tal razón, resulta inaccesible la tecnología para estas personas. En virtud de lo anterior es dable decir que: la pandemia le cayó como anillo al dedo a Carlos Slim, único ganón por el cierre de escuelas. No importa la suma de televisoras y radio para impartir educación, ésta será deficiente.

Es fácil deducir que los padres de familia tendrán problemas desde el proceso de inscripción. Se añade que, más de la mitad de ellos carecen de computadora, impresora y, obviamente, del servicio de internet, aunque la mayoría tiene televisor y radio. Los sitios que prestan el servicio de internet están cerrados y es por conducto de este medio que se obtienen los formatos requeridos para pagar las inscripciones en bancos y tiendas de autoservicio; el problema continúa cuando las “direcciones” exigen que el formato y recibo de pago sean “escaneados” y enviados vía internet a las escuelas, las cuales proporcionan un correo electrónico o por “whatsApp”. Entonces, toda familia “tiene” que contar en sus hogares, además, con escáner o teléfono celular. En ambos casos, se necesita el servicio de Carlos Slim.

“Perense…”, no acaba todavía el problema. Cuando la familia tenga más de un hijo en edad escolar, la cosa se pondrá color hormiga, principalmente en las zonas rurales y donde, de plano, no cuenten con internet. Dice el titular de la SEV que la educación a distancia se efectuará por radio, televisión e internet o por cuadernillos. Aquí cabe señalarse la discriminación que se hace de los estudiantes con menos recursos económicos. Los alumnos más pobres tendrán una educación muy deficiente; estarán condenados a un atraso no deseado por caprichos de unos locos u otra cosa. Dicen que, a falta de tecnología, se entregarán cuadernillos; ¿yyyyy? Volviendo a las carencias es de suponerse que los niños no se inscribirán por las razones expuestas; entonces, ¡el loco va a adivinar en que grados estarían inscritos los alumnos!, ¡así sabrá que cuadernillos entregar a cada uno de ellos!, ¡él quiere que los niños sean autodidactas!, ¡desea que se autoevalúen!, etc., etc. ¡Pura locura, u otra cosa!

Para las familias que sí cuentan con los recursos necesarios será un gasto seguro el pagar el servicio de internet, comprar una computadora o dos si es que tienen más de un estudiante en la familia y adquirir una impresora con escáner o dos celulares. A todas luces, el que gana con las “ideotas” del titular de la SEV es Carlos Slim. Las televisoras algo recibirán, pero ignoramos qué.

Todos estamos de acuerdo en que la educación de nuestros hijos, no puede detenerse; como tampoco puede ponerse en riesgo su salud. Igualmente, concordamos en que existen medios para que continúen educándose. En lo que disentimos con los titulares de la SEC y SEV es en la forma. Una cuestión es la educación que puedan recibir los alumnos a través de los medios que cada familia puede acceder y otra es la evaluación de dicha educación. Es necesario la intervención de expertos en la implementación de cursos por tales medios y la forma en que pudieran considerar una evaluación. No se trata de pasar “de año” o nivel, sino de aprovechar esos medios para no detener el desarrollo educativo de todos los estudiantes. Bastaría con enfocar esfuerzos para tal propósito y no preocupar, ni mucho menos discriminar

a padres de familia y a estudiantes de escasos recursos. El ciclo escolar oficial tiene que iniciar al controlarse la pandemia.

Por otro lado, el pagar inscripciones ya es en sí una carga en las condiciones económicas actuales y un riesgo para la salud de padres de familia; así como un gasto mayor para aquellos que habitan en zonas rurales, toda vez que tendrán que trasladarse a lugares donde haya bancos. Además, sería una estupidez proponer “que pague quien pueda la cooperación o cuota patronal”, a pesar de que no se da ningún tipo de mantenimiento a las escuelas; como es asearlas o pintarlas, ni tampoco pagan servicio alguno. Aún podemos ver que la SEV “cobra a producto de gallina: ¡a huevo!” una cuota denominada “Para el fomento a la educación” en varios servicios que presta el gobierno estatal. ¡Es un robo!, ¡No m….! Disculpen.

Otro sí digo. – ¡El congreso tiene que resolver ya el caso Actopan instaurando un Consejo Municipal!

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *