Reelección hipócrita Y antidemocrática

Reelección hipócrita
Reelección hipócrita Y antidemocrática FOTO: WEB
- en Opinión

Francisco Vargas / Al menos 441 de los 500 diputados federales de nuestro país buscarán su reelección en las elecciones del próximo año, es decir el 88%, reportó la semana pasada el INE. De todos los partidos, sin distinción de ideologías y proyectos votaron a favor de su reelección a mediados de este año para que así sucediera. En eso y en la aprobación de sus jugosos y altos sueldos no cabe duda que se unen por un fin común, y es que esto no solo es antidemocrático, sino que no tiene precedentes por lo menos en las últimas décadas, la última reelección (con diferentes términos y dimensiones obviamente) data al menos de la época del inicio del “Porfiriato” cuando la reducida Cámara de Diputados la controlaba por completo el Presidente de la República y eran los legisladores quienes aprobaban y desaprobaban lo que les venía en gana. 

Y quizás muchos dirán que en potencias europeas o en los Estados Unidos, existe esta famosa reelección, sin embargo, los legisladores y servidores públicos de esos países están sometidos a estrictos y rigurosos exámenes y evaluaciones continuamente, en donde los ciudadanos pueden supervisar de forma permanente su desempeño como burócrata y con base en ello decidir sobre su continuidad. Es decir, que si en nuestro país existiera un sistema, no igual, pero si similar al de estos países, no habría duda de que sería viable y hasta sano para el ejercicio público. Para ello tendríamos que evaluar particularmente en el Poder Legislativo, desde las asistencias de cada legislador en cada sesión, el número de iniciativas propuestas, viables, discutidas y aprobadas, hasta su respectiva fiscalización legislativa y toda la gestión de recursos realizada para su respectivo distrito, y un sinfín de actividades a evaluar por parte de cada elector a su diputado, que desde el nivel federal tiene una encomienda y responsabilidad mayor, lo cual se repetiría en los 32 Congresos Locales y en Cámara de Senadores. 

Y esto es alarmante porque nuevamente en nuestro país se empiezan a implementar leyes sin tener un sistema organizado, eficiente y de calidad que sea el encargado de sostener estos proyectos que amenazan por nuevamente tener menor equilibrio y contrapeso desde el poder legislativo, concentrando mayor poder político y legal en un pequeño número de personas, que en la mayoría de los casos no cuentan con preparación jurídica y carecen de un eficiente desempeño legislativo. 

Desafortunadamente dudo que se revoque pronto esta ley que permite la reelección a legisladores federales, ya que no sé si convenga electoralmente más a los partidos, pero 

si les evitará entrar en contiendas internas agotadoras para elegir a un candidato oficial, y que lo que antes hacían cada 3 años, ahora lo harán cada 6, teniendo una curul segura siempre y cuando cada uno gane su respectiva elección. 

Un evidente y dañino retroceso democrático para nuestro país. 

Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, reescrito o distribuido sin autorización.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *